22 de julio de 2015

Las mastitis durante la lactancia

La mastitis es una experiencia dolorosa y frustrante, y motivo de abandono de muchas lactancias. Pero desde aquí quiero animaros a seguir con el pecho a todas aquellas que estéis pasando por una mastitis, o estéis leyendo para prepararos para la lactancia materna, La leche del pecho afectado no tiene ningún efecto perjudicial en el niño y los beneficios de la lactancia materna compensan el dolor y las molestias. 


¿Qué es una mastitis?
Se trata de una inflamación de los lóbulos mamarios por retención de leche, acompañada o no de infección, generalmente bacteriana. Cuando esto último ocurre,la bacteria que suele ser responsable es la llamada Staphylococcus Aureus

¿Por qué ocurre?
Normalmente ocurre por un defecto en el drenaje de la leche. Suele ocurrir en las primeras 12 semanas, pero puede ocurrir en cualquier momento de la lactancia. Por ejemplo si el bebé ha estado mamando mucho, pero de forma más o menos brusca toma menos pecho, puede originar una obstrucción que acaba infectándose. Puede ocurrir con la introducción de la alimentación complementaria, si el bebé está enfermo y come menos... por ello no se recomienda destetar de forma brusca, si no de forma progresiva.
Los cuadros de ingurgitación y de obstrucción de un conducto lácteo, no tratados o con un tratamiento inadecuado, así como las grietas en el pezón, son factores predisponentes a la mastitis.
La asociación de grietas del pezón y mastitis se cree que produce por una mala posición del niño al pecho, que succiona el pezón en vez de la areola, lesionándolo e impidiendo una extracción eficaz de la leche, lo que predispone a la retención de la leche y a la ingurgitación. A su vez, la grieta en el pezón puede ser la puerta de entrada de los gérmenes para producir la infección en la mama.

¿Qué síntomas tiene?
Suele iniciarse de forma repentina. Se manifiesta por dolor intenso, enrojecimiento, dolor, aumento del tamaño del pecho, induración... en un cuadrante de la mama. Se acompaña de síntomas generales que recuerdan a una gripe: fiebre, escalofríos, malestar general, cefaleas, dolores musculares y articulares, cansancio...


¿Se puede dar pecho?
La leche del pecho afectado no tiene efecto perjudicial en el bebé, al contrario, el vaciado del pecho es fundamental en el tratamiento como veremos. De todos modos, cuando hay una mastitis la leche adquiere un sabor algo más salado, por lo que algunos bebés pueden rechazar el pecho. Si es así, sigue ofreciendo los dos pechos sin insistir, y no te preocupes si tu hijo solo toma uno; rápidamente aumentará la producción en el pecho bueno, y no se quedará con hambre.
Los antibióticos que se emplean para tratar la mastitis tampoco están contraindicados con la lactancia. Si te dicen que tienes que dejar de dar el pecho durante unos días, o que sólo debes dar el pecho bueno,se equivocan.

¿Cómo se trata?
No se debe suspender la lactancia materna. Es muy importante el vaciado frecuente, por el bebé mediante tomas frecuentes o mediante extracción manual o con sacaleches. Idealmente lo mejor manera de drenar el pecho es el bebé, es el mejor sacaleches. Dejar de mamar podría empeorar las sintomatología, pudiendo incluso aparecer un absceso (acúmulo de pus).
Conviene aplicar calor local antes de las tomas (mediante compresas tibias o sumergiendo el pecho en agua tibia) para facilitar la salida de la leche.
Antes de poner el bebé al pecho, conviene extraer un poco de leche, para disminuir la tensión de la areola, de forma que quede blando para facilitar la salida de la leche.
Si hay mucho dolor, conviene ofrecer primero el lado sano para que se ponga en marcha el reflejo de eyección y el bebé pueda después extraer la leche de la mama afectada con mayor facilidad.
Se debe colocar al bebé de forma que su lengua facilite el drenaje del conducto (la zona del pecho que mejor se vacía es la que queda en contacto con la lengua) y realizar, durante la toma, un masaje suave de la zona afectada, moviendo el pulgar por encima del bulto, en dirección hacia el pezón,para garantizar el drenaje completo. Si el bebé no vacía bien el pecho, hay que terminar de extraer la leche con un sacaleches.
Lo ideal es que después de la toma o la extracción el pecho quede blandito.
La aplicación del frío local (compresas de gel frío o bolsas de hielo) entre las tomas, alivia el dolor por su efecto antiinflamatorio. Los analgésicos-antiinflamatorios pueden ser necesarios (ni el paracetamol ni el ibuprofeno están contraindicados en la lactancia) y en algunos casos también el tratamiento antibiótico. El reposo en cama puede ayudar a la mejoría.

¿Cómo se previene?
Mediante el vaciamiento correcto de la mama para evitar así la retención de leche. No se deben usar ropas que compriman el pecho, y si existe obstrucción de un conducto, tratarla de forma precoz y corregir la postura del amamantamiento.

¿Cómo diferencio una obstrucción de una mastitis?
La obstrucción, como su nombre indica, es la obstrucción de un conducto galactóforo. Aparece un bulto duro y doloroso, que generalmente suele localizarse en el cuadrante superior externo de la mama. Puede acompañarse de febrícula, pero a diferencia de la mastitis no cursa con fiebre ni con síntomas gripales. Así mismo, no suele haber signos inflamatorios, aunque a veces la zona puede estar un poco roja.

3 comentarios:

  1. Interesantísimo... yo tuve mastitis sibclínica. Nunca había oído hablar de ella. Tardé más de un mes en que me la diagnosticaran y gracias a que moví cielo y tierra por encontrar un médico que me diera una solución porque parecía que nadie sabía de esto. Al final acabó el dolor, pero también la lactancia porque al iniciar lactancia mixta, mi niña empezó a preferir biberones que requieren menos esfuerzo... Si me ha pasado en mi primer embarazo, me pasara si decido tener otro hijo? Soy pro lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses, pero con lo que lloré por no poder amamantar a mi hija, con lo que lloré por el dolor, con lo que sufrí por tener que darle biberones porque no cogía peso y ella lloraba de hambre porque no comía lo suficiente porque yo tenía que retirarla el pecho del dolor... me planteo si darle lactancia artificial si tuviera un segundo por no volver a padar por todo esto... Gracias. Un saludo. Myrian.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que la mastiits subclínica es una entidad dificil de diagnosticar, y muchas veces porque no se conoce su existencia. ¿Puedo saber qué tratamiento te han dado a ti?
      Que la hayas pasado con tu primer hijo, no quiere decir que te pase con el segundo. Simplemente tendrás que poner en práctica todos los consejos para evitar la mastitis: consiguiendo una buena postura a la hora de mamar de tu bebe, para que extraiga de forma eficaz, sacaleches para evitar una posible ingurgitación mamaria, evitar ropas que compriman el pecho...
      La verdad es que finalmente es tu decisión. La lactancia es cosa de dos, y si una de las partes no se va a sentir cómoda y feliz, no está de más plantearse la alternativa.
      Yo, desde fuera, te recomendaría que intentases la lactancia materna. Pero te entiendo, yo también lo pasé mal al inicio de mi lactancia, y me sentía frustrada con cada biberón que le tuve que dar. Ahora tenemos una lactancia exitosa.
      Pero lo mal que lo pasaste sólo lo sabes tú. Por eso finalmente la decisión será tuya.
      ¡Animos!

      Eliminar
  2. Gracias por tu respuesta. Me mandaron Lactanza y Motilium para aumentar la cantidad de leche. Esto último ocurrió y como mi pequeña cada vez mamaba menos y quería más biberón, se me hizo una perla de leche. No te comenté que el agarre de la.niña fue perfecto dsde el primer día. Di a luz en el Hospital 12 de Octubre de Madrid y las matronas lo comprobaron cuando yo me quejaba ya de dolores insoportables. Tampoco tuve grietas, todo perfecto. Lo que tampoco noté fue la subida de la leche. Ojalá, como dices, cuando tenga un segundo, pueda darle pecho exclusivamente, sería mi deseo :)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...